Trabajar con constelaciones familiares no deja de sorprenderme, desde que participé por primera vez en un taller con Rakasa Lucero el año 2001, las constelaciones fueron para mí una experiencia reveladora y trasformadora, a pesar de haber estado en un camino de búsqueda y crecimiento personal por muchos años, jamás había visto algo así. Desde entonces, las mismas continúan sorprendiéndome, tanto por su poder sanador y la profundidad del trabajo, como por la evolución de las Constelaciones durante estos años.…